04/15/2024
Av. Lázaro Cárdenas, Oriente 4600, Las Torres, 64930 Monterrey, N.L.
Perspectiva

Nuevo León en la puerta de la hambruna

Por Guadalupe Meza

Las alertas de la recesión económica de Estados Unidos impactan a México, de aquí a agosto debemos mantener un suministro de alimentos para suavizar el caos.

Una de las peores crisis de alimentos está a punto de iniciar en México, y en el mundo a causa del conflicto bélico, y Nuevo León deberá enfrentarlo junto al desabasto de agua que vive.

De acuerdo al analista financiero Iván Sosa, desde hace un año se vive en “ciclicidad de los mercados”, pues cada 8 o 9 años se repite el comportamiento financiero en el costo de materias primas agrícolas que impactan mundialmente.

Aunque no se refleja del todo en los centros comerciales, en poco tiempo no podrá evitarse el aumento de precio en los productos, como pasa con el aguacate y el limón, luego será evidente en los principales productos de la canasta básica.

“La bolsa de valores va negativa, esto no se veía desde la gran depresión de 1930; la rentabilidad en los productos agrícolas, principales productores de trigo en el mundo son Ucrania y Rusia, exportaban entre 4 mil millones de trigo al mundo y ahora está colapsado”.

Una segunda etapa iniciará en el mes de agosto, con signos de falta de suministros por un periodo de 1 a 3 años, donde la población más necesitada lo sufrirá.

“El reto es para la población económicamente activa debajo de los 32 años, es una generación que no ha visto estantes vacíos, no tienen idea de eso”, refiere.

Iván Sosa asegura que aún y cuando la guerra se acabe hoy, el daño ya está hecho en el mundo al dejar de producir y comercializar trigo y maíz; aunque la India, China y Brasil se pusieran de acuerdo en redoblar esfuerzos para producirlo no lo harán en menos de un año.

“No sabemos la magnitud de cómo vivirlo, podemos ver cosas más críticas, en México, Monterrey y Guadalajara”, señala Iván Sosa, director y fundador de la consultoría Dinero en Acción.

Dijo que los regiomontanos están aprendiendo a valorar el agua y darse cuenta de que cuidarla es asunto de todos, pues de igual manera hay que aprender a racionalizar los alimentos para no desperdiciar.

“Con el tema del agua estamos aprendiendo a la mala, con el tema de los alimentos vale la pena ejemplificarlo al kilo de arroz, frijol y demás productos básicos”.

X