05/24/2024
Av. Lázaro Cárdenas, Oriente 4600, Las Torres, 64930 Monterrey, N.L.
Mundo Verde

Avistamientos de osos revelan cambios en la especie

Una mala alimentación en la fauna silvestre daña el sistema inmune del animal, siendo propenso a enfermedades y parásitos que son fácilmente transmisibles.

Por: Gustavo Mendoza Lemus

Con mayor frecuencia aparecen en redes sociales videos de osos en patios, calles y hasta en fiestas familiares de Monterrey.

Pero lo que estos avistamientos nos dicen en realidad es que los plantígrados están cambiando sus hábitos de consumo, aunado a que el crecimiento de la zona metropolitana afecta los corredores naturales de su hábitat.

Desde sus redes sociales Parque Ecológico Chipinque ha lanzado campañas de concientización, donde se pide a los visitantes evitar dejar alimento al aire libre y no interactuar con los osos en caso de un avistamiento.

“El oso negro es inteligente y empieza a asociar con algo positivo acercarse a estos espacios para encontrar alimentos, incluso a los patios de casas donde quedan restos de carnes asadas”, expuso Emma Gómez Ruiz, gerente senior de Conservación en Parque Chipinque.

Afectación al equilibrio ambiental

Durante el verano del 2022 se han reportado la presencia de osos negros en sectores como San Pedro Garza García, la Unidad Mederos de la UANL y en la colonia Satélite. Incluso, un ejemplar se coló en la propuesta de matrimonio de una joven pareja, en Chipinque.

Publicaciones en revistas especializadas en Estados Unidos y Canadá, así como revisiones a ejemplares en Nuevo León, ofrecen pistas del daño que genera en los osos una mayor interacción con las personas.

“En osos que se han podido evaluar se sabe que presentan problemas como diabetes; se ha encontrado en osos atropellados, y cuando se les hace la autopsia aparece una gran cantidad de plásticos en los intestinos”, detalló la gerente en conservación.

A la larga, este comportamiento provocará cambios en los hábitos de los plantígrados, ocasionando un desbalance ecológico para la vida silvestre cercana a la Zona Metropolitana de Monterrey.

“Lo que no queremos que suceda, pero lamentablemente sí está pasando, es cuando las hembras van con las crías a buscar alimento a estos espacios y aprenden que ahí hay alimento, y están perdiendo su función en los ecosistemas y la alimentación natural”, afirma la especialista.

Por ello, las recomendaciones a la población civil es mantener la distancia con los osos, pues no dejan de ser grandes carnívoros que pueden propiciar un ataque. Lo mismo pasa con el resto de animales como jabalíes, reptiles o anfibios que son avistados en la ciudad.

“Hay que mantener la distancia con el animal, en el caso del oso negro pues sigue siendo un riesgo pues sabemos que llega a atacar a personas, lo hemos visto en casos reportados en Estados Unidos y Canadá, y sabemos que es posible el ataque”, indica Emma Gómez.

Oso negro

● El cuerpo del oso negro es robusto, las patas son largas, el hocico alargado y si bien son de color negro existen individuos color café oscuro o claro y beige.

● Los machos miden entre 1.4 y 2 m de largo, mientras que las hembras son 20% más pequeñas.

● Se alimentan de animales, plantas, insectos, entre otros.

*Oso negro en México: un gigante en peligro de extinción. Ciencia UANL https://cienciauanl.uanl.mx/?p=8814.

X