06/17/2024
Av. Lázaro Cárdenas, Oriente 4600, Las Torres, 64930 Monterrey, N.L.
Negocios

Viven “terror” locatarios de plazas comerciales

La esperanza de un acuerdo con los propietarios, y mejorar su situación financiera, podría venir por la intervención del Gobierno de Nuevo León, esperan los locatarios.

Una situación de “terror” viven decenas de locatarios de plazas comerciales al tener caídas en ventas de hasta 70%, viendo que su vecino de un lado o de enfrente bajaron la cortina.

Además, tienen que buscar la manera de completar el pago de la renta pues los propietarios de dichos centros comerciales no les conceden una rebaja, lo cual sucede en establecimientos de Punto Valle, en San Pedro, y Valle Oriente, en Monterrey.

Si eso fuera poco, la afluencia de potenciales compradores está prácticamente ausente cuatro días de la semana, por lo que los negocios, con el propósito de atraer clientela, exhiben carteles para anunciar sus descuentos de 50, 60 % y de mercancías al 2 por 1.

En el caso de salones de fiesta, a pesar de que no se han levantado las restricciones por la pandemia y los pocos eventos que se contratan son con un número inferior de asistentes, en Punto Valle mantienen el mismo nivel de cobro por renta y amedrentan a los locatarios con impedir retirar su mobiliario.

Un negocio de ropa para mujer tiene toda la tienda al 2 por 1, buscando incentivar las ventas de manera que le permitan mantener abierto el local. Según el locatario, está considerando abandonar la plaza comercial Punto Valle.

“Si no tengo promociones la gente no viene, y nos está yendo muy mal”, dijo una empleada de dicha tienda.

Una tienda de ropa de marca reconocida tiene la esperanza de que la situación mejore, tal y como sucedió después de la pandemia cuando se dio un buen flujo de personas. Sin embargo, tras la apertura de la frontera por parte de Estados Unidos, sus ventas se vinieron abajo más del 50%.

En Galerías Valle Oriente hay decenas de locales vacíos, cerrados y algunos, incluso, con mercancías ya repletas de polvo.

“Hay locatarios que ni siquiera les permitieron sacar sus cosas porque les deben meses de renta”, comentó el dueño de un establecimiento.

Ante ello, la estrategia que han seguido para mantener la operación vigente es contar con lo más nuevo de los productos en cuanto a diseños y materiales, además de lanzar promociones constantes con diferentes porcentajes de descuento, ya que deben pagar el mismo monto de renta.

“Sí, la renta sigue igual, como si estuviéramos en la bonanza económica ”, dijo un empleado.

En las plazas comerciales la escasa afluencia de personas hace ver un panorama desolador, el cual se vuelve un tanto cruel por aquellos negocios que cerraron sus puertas dejando la mercancía dentro del local, como lucen uno con zapatos de hombre y otro de artículos electrónicos para televisión.

Son los negocios de venta de ropa los que más han recurrido a las agresivas promociones, tratando de paliar la complicada situación de bajas ventas y que se combina con el costo de la renta.

Los cierres se han dado en diversos giros como clases de yoga, una cadena francesa de tiendas de ropa para hombre, salones de fiestas infantiles, joyerías, accesorios de moda, venta de boletos y reservaciones de vuelos de una aerolínea mexicana, juegos didácticos y salón de belleza.

Víctimas de esta situación han sido negocios en Galerías Valle Oriente, y cuyo nombre se mantiene en la fachada como Beya, Fashion, Pure Chic Salón, Carter´s Didactic Juegos y Magni, de boletos de Magnicharters.

Durzo, una joyería cerrada tiene como vecinos seis locales seguidos en espera de ser ocupados; en tanto, Sport Word Cell, que tampoco opera, lo acompañan tres locales contiguos sin rentar.

La misma situación se observa en negocios en el área de comidas, siendo uno de ellos de una cadena de hamburguesas muy famosa y otro de pescados y mariscos, ambos cerrados.

En Punto Valle, el área de oficinas de la plaza comercial cuenta con cinco pisos de los cuales cuatro están sin inquilinos y decenas de espacios disponibles.

X