07/15/2024
Av. Lázaro Cárdenas, Oriente 4600, Las Torres, 64930 Monterrey, N.L.
Opinión

Enfoque

La descomunicación del “nuevo” Nuevo León

La tarea de resolver una crisis hídrica en plena sequía y sin infraestructura suficiente es titánica. ¿Qué sentido tuvo asegurar que no habría cortes de agua cuando era innegable que eran necesarios?

Por: Waldo Fernández

A la descomunicación se le conoce como a la manera en que pese que el emisor da un mensaje, a su entendimiento claro y correcto, el receptor no capta el contenido de éste.

Distinto a la incomunicación –aquella que hace referencia a la falta de relación comunicativa– en la descomunicación existen mensajes, pero éstos no consiguen su objetivo inicial.

Así, en la administración de Samuel García, no hacen falta canales de comunicación; ahí tenemos sus conferencias de prensa matutinas, las redes sociales del mandatario y de su gabinete, así como una intensa campaña en redes sociales y medios de comunicación.

Todas ellas nos comunican lo que el Gobierno Estatal y sus miembros quieren decir, pero a juzgar por el fracaso, ante los ojos de los ciudadanos, de las soluciones a las crisis que enfrentamos y la franca caída en la popularidad del Ejecutivo Estatal, lo que reina en Nuevo León es la descomunicación.

El ejemplo más claro, y actual, es el manejo de la crisis del agua. Si bien es conocido que ésta no se originó en la actual administración, y en vez de resolver, la comunicación del Gobierno sólo ha generado más conflictos.

¿Por qué decir que habrá agua para todos si eso no puede garantizarse?, ¿qué tan prudente fue aumentar los horarios de servicio en plena canícula?, ¿quién pensó que era responsable que el Ejecutivo Estatal saliera a deslindarse de la crisis del agua?, ¿cómo se le da certidumbre a la ciudadanía si en solo un día el Ejecutivo Estatal y el director de Agua y Drenaje dicen, se desdicen y se contradicen sobre las acciones que implementarán para solucionar la crisis?

La descomunicación del Gobierno Estatal ha generado enojo y ha abonado a la sensación de incertidumbre y miedo en la población. Aunque parezca tarde, la estrategia de comunicación puede mejorar, pero para eso, debe reevaluarse qué se comunica y sobre todo, cómo.

X